Es el método más eficaz para el control de la procesionaria del pino en jardines particulares y parques públicos, sin afectar a las personas y animales y sin contaminar el medio ambiente.

Nos ha resultado muy eficaz a la hora de recuperar árboles tras haber sufrido traumatismos y estreses abióticos vegetales, gracias a la facilidad de poder aplicar a las plantas no solo los nutrientes que incorporan los dispositivos sino además bioestimulantes que refuerzan la brotación, siempre que sean admitidos por temas relacionados por la fisiología de la sistemia y haciéndolo coincidir con épocas de brotación. Este aspecto es bastante notable en especies del género Quercus, Cedrus y en especies tan ornamentales como los Magnolios.

Jaime Martín Argos

PROJARDIN S.L. / Director departamento técnico